viernes, 6 de diciembre de 2013

El Águila de San Juan Evangelista

 
 

A San Juan Evangelista siempre se le representa junto a un águila, antes de conocer los motivos vamos a conocer la vida de este apóstol.

San Juan Evangelista en Patmos (1510-1520). Mestre de Lourinha

 
Este apóstol fue el discípulo más amado por Jesús. Nació en Galilea. Hijo de Zebedeo y hermano de Santiago el Mayor. Su oficio era el de pescador.
Juan Evangelista formó parte, junto con Pedro y Santiago, del pequeño grupo de preferidos que Jesús llevaba a todas partes y que presenciaron sus más grandes milagros. en la última cena tuvo el honor de recostar su cabeza sobre el corazón de Cristo.
Fue el único de los apóstoles que estuvo presente en el Calvario al morir Jesús. cristo le encomendó que se encargara de cuidar a la Madre Santísima María, como si fuera su propia madre, diciéndole: "He ahí tu madre" y diciendo a María "He ahí tu hijo"
El domingo de resurrección, fue el primero de los apóstoles en llegar al sepulcro vacío de Jesús.
Al dispersarse los apóstoles después de Pentecostés se marcha junto a María Santísima a Asia menor, a Éfeso, situada en la actual Turquía, donde fundó gran cantidad de comunidades cristianas. Se encargó de cuidar a María Santísima cumpliendo el mandato de Jesús y la acompañó hasta la hora de su muerte.
El emperador Domiciano quiso matar al apóstol San Juan y lo hizo echar en una olla de aceite hirviendo, pero él salió de la olla más joven y más sano, entonces fue desterrado a la isla de Patmos, donde escribió "el Apocalipsis".
Muerto Domiciano, San Juan regresa a Éfeso donde escribe el "Evangelio según San Juan" y sus "Cartas" .
Según San Epifanio San Juan murió hacia el año cien, a los 94 años de edad. Fue el único apóstol al cual no lograron matar los perseguidores.

 San Juan Evangelista en Patmos. Diego de Aguilar
 
 
 

 San Juan Evangelista es representado por un águila porque es el escritor de la Biblia que se ha elevado a más grandes alturas de espiritualidad con sus escritos. Se remontó al cielo hablándonos de la eternidad del verbo. La elevación de su espíritu y de su estilo y lenguaje lo hacen volar a lo más alto, y las águilas están consideradas como las aves que vuelan más alto.
 
Han sido muchos los artistas que nos han dejado muestras de esta simbólica unión, esta es una pequeña muestra.
 
  
 San Juan Evangelista en la isla de Patmos. Diego Velázquez.
 
 
Este cuadro esta conservado en la National Gallery de Londres, perteneció al convento de las carmelitas descalzas de Sevilla. Pintado hacia 1618 nos muestra a san Juan sentado escribiendo el apocalipsis, con su símbolo, el águila, a su lado.
Velázquez en lugar de mostrarnos a San Juan como un hombre anciano, tal como era cuando escribió el apocalipsis, pinta al santo como un hombre joven. El rostro está particularizado; no muestra idealización y con el bigote resulta típicamente español.
 

 

 San Juan Evangelista en Patmos. Cosmé Tura
 
 
Antes de ingresar en la colección Thyssen-Bornemisza, en 1976, este cuadro formó parte de tres colecciones particulares. Cosmé Tura interpreta el tema con un San Juan tumbado en primer término que lee plácidamente y al que acompaña un águila que reposa tranquilamente en su brazo. el ave despliega sus alas y acerca su cabeza al libro para seguir a San Juan en su lectura. La pintura se ha fechado en la primera mitad de la década de 1470. 


Escultura de San Juan Evangelista, Martínez Montañés 1637
 
 
Alonso Cano en 1635 se compromete mediante escritura pública a realizar un retablo dedicado a San Juan Evangelista para la iglesia del convento de Santa Paula de Sevilla, perteneciente a religiosas jerónimas.
El retablo consta de un banco sobre la mesa del altar, que contiene el sagrario y dos pinturas de San Juan evangelista a ambos lados.
Sobre el banco se abren tres calles. La calle central alberga la escultura de San Juan Evangelista con si signo, el águila, obra de Juan Martínez Montañés.
En un principio, Cano se comprometió a pintar diez cuadros, pero el proyecto se modificó con la inclusión de escultura por lo que al final el granadino sólo pintó ocho lienzos, con escenas de la vida de San Juan. Esas ocho pinturas fueron robadas por Soult.
 
  Retablo dedicado a San Juan Evangelista. Convento de Santa Paula
 
.................................................................................................

 


domingo, 25 de diciembre de 2011

EL PAVO Y LOS HOMBRES

De donde viene el pavo que conocemos en Europa?

Los pavos pertenecen al orden de las aves Galliformes y a la familia de Meleagrídidos.Existen dos especies en el género Meleagris: pavo común (M. gallopavo), 6 subespecies reconocidas; pavo ocelado (M. ocellata), no hay subespecies.
El pavo común está muy extendido en el E de Estados Unidos, S de Canada hasta las Grandes Llanuras y S hasta México (introducido en O de Estados Unidos, Hawai, Australia, Nueva Zelanda, Alemania). El pavo ocelado, de Yucatán hasta Guatemala solamente.
Si bien hubo un tiempo que necesitaba lugares boscosos solitarios y tranquilos para sobrevivir, hoy en día el pavo común se considera un animal bastante bien adaptado a cualquier hábitat y alimento. Así, aunque parece estar más a gusto en zonas de bosque y agrícolas, es posible verlo en climas más áridos al sudoeste de Estados Unidos y en México.
El pavo ocelado figura entre las especies de casi amenazadas.

Como llega a nuestra cocina?

Los mayas de la península de Yucatán al pavo ocelado lo mantenían en jaulas y lo engordaban para consumirlo en las celebraciones importantes.
Antes de que llegaran los europeos a Norteamérica, el pavo común estaba muy extendido y servía como elemento de caza a los pueblos nativos. Los primeros colonos aprovecharon igualmente la posibilidad de su caza. A finales del siglo XIX, la caza incontrolada y la desaparición de de los bosques llevó a la especie casi al borde de la extinción.
Gracias a los programas de conservación y de introducción, el pavo común experimentó cierto renacimiento hasta contar actualmente con una población más numerosa y abundante incluso que la que tenía en tiempos de los primeros colonos europeos.
Los aztecas lo llamaban guajalote y gallina de las Indias los conquistadores. Hernán Cortes y sus conquistadores introdujeron los pavos en Europa a su regreso del Nuevo Mundo en 1519.
En 1550 Bruyerin Champier en su libro "Insulis Indiae" nos describen a este animal. Lo mismo hace el jesuita Ludovicus Nonnius en su tratado "Diateticon sive de re cibaria". En 1570 el pavo aparece como plato en el banquete que el Rey Carlos IX de Francia realiza con motivo de su boda.
En Europa se le llamaría en un principio "jesuita", ya que fueron estos los primeros que se dedicaron a su cría en una granja de Bourges.
La gastronomía de la época se vería enriquecida con un nuevo y exótico producto americano, adquiriendo cierta relevancia y situándose entre las aves que sólo podían consumir las personas adineradas o los pequeños comerciantes en fechas muy señaladas.
En 1791 se publica el primer libro de cocina dedicado a las distintas formas de condimentarlo, desbancando definitivamente la carne de los pavos reales, la amarga de los cisnes o la dureza de la carne del faisán.

Un jueves de noviembre de 1620 el pavo entró en la historia de Estados Unidos. En aquella fecha llegaron a las costas de Massachussetts gran número de colonos protestantes ingleses a bordo del barco Mayflower. El riguroso invierno norteño les sorprendió sin víveres y muchos de ellos perecieron. Sin embargo, otros tantos lograron sobrevivir gracias a la generosidad de los nativos americanos, en concreto los indígenas Wampanoag, que les ofrecieron alimentos. En conmemoración de aquel episodio, el cuarto jueves de noviembre todo Estados Unidos celebra el "Día de Acción de Gracias", con el pavo relleno como plato estrella, ya que esta ave fue uno de los alimentos salvadores.
Benjamin Franklin llegó a proponer sin éxito al pavo como ave nacional estadounidense.

Su consumo ya se ha generalizado y hace años que dejo de ser solo típico de la Navidad.
Pavo común

Pavo ocelado

domingo, 7 de marzo de 2010

Doña Paquita


Para mí es un placer traer a una mujer a este blog y más cuando su relación con las aves no es directa, pero quizás su labor por la conservación de un lugar concreto ha hecho mucho en favor de las aves.

Francisca Díaz, conocida como Doña Paquita ha sido distinguida Hija Predilecta de Andalucía 2010.

Esta mujer de 99 años, de carácter animoso, ha demostrado su sensibilidad medio ambiental al conservar su finca "El Romeral", situada en el Parque Natural de Cabo de Gata-Nijar.

Junto a su marido inició la urbanización ordenada del paraje más desolado de la zona, San José, imponiendo a las ventas limitaciones de edificabilidad y condiciones de protección ambiental. En solitario a partir de 1976, tras enviudar, ha dirigido y asegurado la conservación del que hoy es el paraje más emblemático y visitado del Parque Natural, en torno a la Bahía de San José.Ha sufrido las presiones urbanísticas, pero su empeño en la gestión sostenible de esta finca de 3.300 hectáreas ha sido fundamental para el mantenimiento ecológico del Cabo de Gata.

En la finca se mantiene el carácter cerealista y ganadero, cultivando de forma tradicional 600hectáreas para el sostenimiento de una ganadería caprina de casi mil cabezas de cabra blanca celtibérica.

El compromiso de Doña Paquita con la sostenibilidad se ha visto reflejado con otros reconocimientos como, la declaración de "El Romeral" como finca ecológica, la designación de su empresa como la primera que obtuvo la marca Parque Natural de Andalucía en su modalidad de Turismo de Naturaleza, y el diploma concedido por la Consejería de Medio Ambiente de la junta por su papel en la conservación del Parque Natural.


Gracias a personas como Doña Paquita aun se conservan espacios y especies en nuestra tierra.

viernes, 22 de enero de 2010

Los taínos
















"Entrega dedicada al pueblo haitiano"










Los taínos, pueblo indígena caribeño, llegaron hacia el año 5000 a.C. desde Sudamérica al Caribe.





La historia de la creación de los taínos de la isla La Española (en la actualidad políticamente dividida en dos países: República Dominicana y Haití) es curiosa ya que no solo describe la creación del hombre y la mujer, sino también una serie de cinco eras históricas que cuentan la historia de este pueblo hasta la llegada de los primeros europeos en el siglo XV.





Otros mitos relatan las actividades de los primeros humanos y como se formaron el mar, los peces, la luna, los arboles y las aves.





Las aves abundan en los mitos taínos; quizás el más bello es el que relata la creación de las mujeres, según este los primeros humanos fueron hombres. Un día lluvioso en el que regresaban de pescar, vieron caer de los arboles unos curiosos seres. Parecían mujeres, pero no tenían sexo. Los hombres, por instinto, supieron que eran las mujeres que faltaban en la creación, así que las capturaron y ataron unos pájaros carpinteros a sus cuerpos. Estas aves las tomaron por arboles y les hicieron agujeros. Así nacieron las primeras mujeres dotadas de su órganos sexuales.





Otro mito cuenta como el colibrí adquirió sus plumas tornasoladas. Una vez se castigó a un hombre acusado de cometer incesto transformándolo en la luna, con su rostro manchado. El colibrí llevó al hijo de la luna en su pico para enseñárselo a su padre y la luna recompensó al ave con su brillante plumaje.





Estos mitos se perpetuaron a través de danzas ceremoniales y relatos orales. La llegada de Cristobal Colón el 5 de diciembre de 1492 condujo a la destrucción del modo de vida tradicional de los taínos.

martes, 20 de octubre de 2009

EL JOVEN CABALLERO


Este año pude visitar por primera vez el museo Thyssen-Bornemisza, claro está, una pinacoteca más pequeña que el Prado pero también más tranquila y que muestra grandes obras como la que paso a comentaros.


Esta pintura se muestra presidiendo la Sala 7 y pertenece a Vittore Carpaccio, (Venecia, circa 1460-1525/1526) pintor italiano del Renacimiento, dato importante a la hora de la interpretación del cuadro. Se conocen pocos datos de su vida lo que le da siempre un toque más misterioso. Hijo de un mercader de pieles se le menciona por primera vez en el testamento de su tío. Cambió el apellido paterno por el de Carpaccio en consonancia con el ambiente humanístico veneciano.

Recibió importantes influencias, directas o indirectas, de Gentile Bellini y de Antonello da Messina. En sus obras combina elementos copiados de la realidad con hechos legendarios y con descubrimientos propios. Su forma aditiva de narrar, está enriquecida con novedades como la perpectiva completa y un ambiente pleno de luz.


Centrándonos en la obra: "El Joven Caballero", data de 1510 y esta considerado como el primer retrato de cuerpo entero pintado en toda Europa. Carpaccio nos presenta a un joven soldado con la intensión de desenvainar su espada. Enmarcado en un paisaje de una naturaleza exuberante donde queda perfectamente integrado en un ambiente bucólico. Los pintores del Renacimiento grandes conocedores de la naturaleza y simbología, conocimiento del mundo natural que venía reforzado por la lectura de los bestiarios, práctica muy común durante toda esta época, cuando introducían en sus composiciones elementos naturales, lo hacían uniendo belleza y sentido.

Entre la fauna encontramos aves como jilgueros (marcas de fe) y un arrendajo que huyen asustados ante la presencia de una rapaz, un azor que ataca a una garza en vuelo mientras otra se encuentra junto al agua (estilización). Al fondo de la pintura surge un guerrero a caballo, corcel que cabalga con la cabeza gacha para resaltar su humildad, este jinete podría tratarse del mismo personaje principal, que sobre el yelmo que lleva sobre la cabeza hay un pavo real (símbolo de inmortalidad).

Pero también destacan un conejo y un armiño blanco que significan pureza y astucia como cazador, un ciervo (poder) y dos perro de caza (símbolo de la fidelidad). No faltan flores marianas como lirios y azucenas y la transparencia de espíritu que se ve en la claridad de las aguas.


Carpaccio describe los ideales caballerescos que representa este joven en una inscripción a la izquierda sobre el armiño: "Malo mori quam foedar" (Antes la muerte que perder el honor).


En definitiva, un cuadro recargado de símbolos utilizando la naturaleza. Pintura que me dejo cautivado por su belleza y la que no puedo dejar de recomendar.


lunes, 20 de julio de 2009

Lúculo y Apicio


La civilización romana contribuyó en gran medida a la evolución de la gastronomía en el viejo continente. Como ejemplo estos dos personajes del Siglo I. a C. responsables del desarrollo de las artes culinarias de aquella época.

Lúculo, un gran general, se dedicó al arte culinario cuando se retiró de sus campañas. Introdujo en Italia la cereza, el faisán y el melocotón. Se gastaba fortunas buscando manjares extravagantes y alcanzó la máxima celebridad con la frase: "Lúculo hoy come en casa de Lúculo", dando a entender a su mayordomo que no hacían falta invitados para comer bien.

Apicio es el autor del recetario de cocina más antiguo que se conserva el De re coquinaria, en cuyo libro VI, dedicado integramente a las aves aparecen recetas para condimentar los siguientes volátiles: avestruz, grulla, pato,perdiz, francolín, tórtola, palomas y pichones domésticos, tordos, becaligos, pavos, faisanes, ocas, aves hircosas, papagallos y pollos.


En estos banquetes además de la abundancia, se caía en la extravagancia de los platillos como lo demuestra el banquete que se hizo en honor a Aulio Vitelio a su regreso a Roma. Se dice que se sirvieron dos mil pescados de diferentes especies y siete mil aves; en una gran fuente de plata se ofrecieron también hígados de besugo, sesos de faisán, lenguas de flamenco y un monumental estofado.

El pastel de lenguas de ruiseñor o de sesos de alondra eran manjares que no faltaban en estas comilonas.


A finales del siglo I. a C. se produce, pues, algo novedoso (y religiosamente temible): un gran número de aves, no exenta de significado religioso, comenzaron por primera vez a ser consumidos en Roma. Plinio se lamenta de que la "gula humana" ha hecho que se extinguieran aves que antes existían pero que en su tiempo ya habían desaparecido y que están descritas en la Etrusca disciplina.

viernes, 5 de junio de 2009

"El último barquero"


En este día del medio ambiente donde todas las voces alertan por la conservación de este "planeta" me gustaría rendir homenaje a D. Julio Escuderos Córdoba, reconocido como el último barquero de las Tablas de Daimiel. Sí, memoria viva del último nexo de nuestra sociedad con una cultura extinta ligada al río y a la pesca en la meseta castellana.

Se seca Daimiel y esta sequía arrastra un rico caudal humano que ordenaba su vida en torno a estas lagunas, pescadores, cangrejeros, sanguijueleros, masegueros,...Familias que vivieron durante generaciones del río y de la pesca, manteniendo vivo el patrimonio de las casillas de pescadores.

Daimiel fue lugar elegido para cazar por importantes pesonalidades y Julio estubo presente en esas visitas. Alfonso XIII o Francisco Franco, donde curiosamente para atender una cacería en honor del entonces Jefe de Estado, celebrada el 17 de octubre de 1965, tubo que romperse de forma excepcional una orden ministerial dictada en 1959 que prohibía definitivamente la caza en las Tablas.

Los recuerdos de Julio han alimentado a idealistas y conservacionistas que en estos años continuamos defendiendo un futuro para esta zona húmeda y otros espacios amenazados.
Su memoria es un impulsu por la conservación de este Parque Nacional.


Foto:Julio, primero por la derecha.